Menopause-in-the-workplace-1.jpg

Atención de Climaterío y Menopausia

Al ovular, las mujeres producen hormonas femeninas. Dichas hormonas son de primera importancia, porque a su vez elaboran sustancias químicas que tienen una acción extraordinaria en cada una de las células de su cuerpo. Al terminar la ovulación, entre los 44 y los 45 años en la mujer mexicana, disminuye la producción de estrógenos y progesterona y entonces el balance hormonal se altera. A este fenómeno se le conoce como Menopausia y con ella surgen, de manera general, alteraciones físicas y psicológicas como:

 

Osteoporosis

Como las hormonas femeninas son, entre otras cosas, fijadoras de calcio y minerales, cuando disminuyen provocan descalcificación en los huesos, y estos se vuelven porosos y sumamente frágiles.

Enfermedades cardiovasculares
Los estrógenos y la progesterona también actúan como desengrasadoras del corazón y de las arterias. Al disminuir su producción, es factible que se puedan tapar dichos órganos y conductos, propiciando la aparición de enfermedades cardiovasculares.

 

Aumento de peso
Debido al cambio hormonal, al tiempo que se pierde músculo, se gana grasa, aunado a que disminuye la motivación por hacer ejercicio. Dolores de cabeza, Insomnio, Bochornos, Disminución del deseo sexual, Irritabilidad, Angustia, Depresión. Para el 10% de las mujeres, estas alteraciones emocionales y físicas, pueden pasar casi desapercibidas. Pero el 80% las padece con regular intensidad y el restante 10% las sufre de manera drástica. Desafortunadamente, la mayoría de las mujeres no están informadas sobre los cambios que tendrán que experimentar en esta importante etapa de su vida.

whatsapp logo corner.png